Castilla la Mancha, julio de 2003

Terapia individual con Interno Alfonso en Centro Penitenciario.

Cumpliendo Pena de Prisión por: Abuso sexual a múltiples menores

-A ver, no me está quedando claro…¿qué es lo que te gusta? ¿los hombres o las mujeres?

-es que no lo sé. Me gustan los niños.

-vale y ¿te gustan más los niños o las niñas?

-ah, eso sí que lo tengo claro. Me gustan mucho más los niños.

-vale, entonces… ¿excluimos los adultos?

-eh…uf…supongo. A ver, los chicos no me gustan. Y tú, pues, te miro a ti y no me gustas. Pero, a ver, tuve relaciones con algunos amigos…con lo cual. Supongo que …no se…quitamos a las chicas.

-ok, entonces fuera chicas. Solo te gustan chicos y niños.

-bueno y algunos animales.

-¿cómo que algunos animales? Llevamos meses de sesiones y ¿me sueltas ahora que te gustan algunos animales?

-a ver, sí. Pero no todos, te digo que solo algunos.

-joder Alfonso, me estás liando otra vez. A ver, hagamos una cosa, repasemos las tareas que teníamos pendientes para hoy y vamos viendo cómo podemos ir identificando qué te atrae más y que te atrae menos. Y lo de los animales, me lo estudio, porque ahora mismo me has dejado que no sé ni por dónde tirar.

-ok. Tú mandas Ruti. Aquí tengo mi cuaderno. A ver… lo primero que tenía que escribir eran tres historias pasadas de mi vida que me excitaran mucho. He elegido la del parque, cuando me masturbé con la mano debajo del abrigo en un parque infantil mirando a un enano que era guapísimo. He escrito también la de la cunda, cuando me llevaban al Juzgado y vi unos enanos por el mini hueco, porque a eso no se le puede llamar ventana. Y cuando estaba un día con Adrián cuidándole y le bañé.

– ok, bien hecho. ¿de 1 a 10 cuánto te excitaste mientras las recordabas y las escribías?

-uf, mogollón. Un 18. Me masturbé después de escribir cada una.

-vale. Estamos jodidos Alfonso. Y ahora, cuéntame las tres experiencias que has escrito donde lo has pasado realmente mal.

– vale, pues una es cuando me pegaron en el módulo, que me dolió mogollón. Otra es saber que nunca más podré volver a ver a Adrián, y la última, cuando me insultó toda esa gente que no me conoce de nada, al salir del primer Juicio.

-bien. Ahora, dime de cada una de esas experiencias, de 1 a 10 cuánto fue de dolorosa para ti.

-pues cuando me pegaron en el módulo, un 9. Cuando me insultó toda esa gente, un 8, y el no volver a ver nunca más a Adrián un 20.

-bien. Pues ahora voy a leerte la descripción que has hecho de cuando bañabas a Adrián. Te la voy a leer muy muy muy despacio. Como ibas muy bien en el tema de relajarte en imaginación y visualizar, y todo el rollo, y además lo aprendiste genial en la terapia grupal, te va a ser muy fácil meterte bien en mi lectura.

-guay. Pero me voy a poner to chonder.

– ya lo sé, por eso lo hacemos.

– y cuando esté muy chonder, vas a empezar a leerme una de las historias dolorosas ¿verdad?

– muy listo Alfonso. Pues sí. Haré eso. Entrenaremos unas semanas esto una y otra vez y veremos qué pasa.

– no pasará nada Ruti. Me gustan demasiado los enanos. No tengo remedio ninguno. Además, ya sabes que tengo planes.

– ya lo se Alfonso. Solo vamos a intentarlo.

-vale. Otra cosa, sabes que me encanta tu boli de minnie mouse, ¿cuándo me lo vas a regalar?

-ya veremos.

Los nombres de los internos y de las víctimas han sido modificados, así como las fechas.

Abrir chat
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?