Castilla la Mancha, julio de 2005

Terapia individual con Interno Pedro en Centro Penitenciario.

Cumpliendo pena de prisión por agresiones sexuales a unas 30 mujeres

 

…El caso es que yo las perseguía con el coche. Iba muy despacito y demás, con mucho cuidado de no hacer ruido. Bueno, en el coche íbamos mi amigo y yo. Nos gustaban así muy mujeronas, con muchas curvas. Tú estás muy delgada ¿comes bien? ¿no serás anoréxica de esas? te falta tono. Yo te hago una tabla de ejercicio que te vas a poner dura como una piedra…a mí me gustan más las mujeres como tu compañera Lola. A mi amigo le gustaban más como tú.

…Yo sé que lo que hacía no estaba bien, pero no lo voy a volver a hacer. Y eso te lo aseguro Ruth. Jamás voy a tocar a una mujer. Yo estoy rehabilitado, pero no porque esta gente de la cárcel me haya ayudado, sino porque me he ayudado yo mismo.

En todos estos años me he hecho muy buenos amigos aquí. Tengo muchos amigos funcionarios de prisiones que sé que cuando yo salga, ellos me van a ayudar. Igual que mucha gente, voluntarios y demás que me van a ayudar. Yo me voy a montar un negocio y me va a ir fenomenal.

…Aquí, en esta cárcel no se mueve nada sin que yo me entere. Todo el mundo recurre a mí cuando necesita algo, incluidos los funcionarios. Los funcionarios confían mucho en mí porque yo me lo he ganado día a día y ellos ven que yo soy buena gente.

…Además tengo una habilidad especial. Sé cosas. Las leo en las manos. Por ejemplo, si tú quieres saber si tu novio te pone los cuernos, pues yo te lo digo en un momento…

El nombre del interno ha sido modificado, así como la fecha y el lugar. Es una conversación recreada, utilizando la información obtenida de las tareas realizadas por el interno en terapia y las anotaciones diarias tras finalizar las sesiones.

Téngase en cuenta que, a las pocas semanas de salir en libertad, el interno Pedro volvió a actuar y volvió a ingresar en prisión.

Abrir chat
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?