Madrid, abril de 2007

Terapia individual con interno  Alberto

Cumpliendo pena de prisión por múltiples agresiones sexuales

-Recuerdo que cuando me ponía a buscar, no podía parar. Era una locura. Muchas veces entraba en un vagón de metro y encontraba una chica que me gustaba. La miraba, la observaba con mucho detalle.

– ¿qué era lo que más te llamaba la atención de las mujeres que perseguías? – pregunté

-no lo sé…muchas cosas. Los gestos, la ropa, las manos. Muchas cosas. A veces me gustaban chicas muy distintas, pero siempre eran guapas. Muy guapas. Y también delgadas. Las chicas con cara de niña o con gesto dulce me encantan.

– ¿y cuánto tiempo dedicabas a buscar víctimas?

– uf…Ruth. Pues a veces horas. Empezaba a seguir a una chica en el metro y, a lo mejor, en un trasbordo, encontraba a otra que me gustaba más y cambiaba.

-nunca sabrá de la que se libró alguna víctima- afirmé

-no, nunca lo sabrá.

-volvamos al plano de metro Alberto. ¿Te has recorrido todas y cada una de las líneas y todas y cada una de las paradas del metro?

-no, todas las paradas no. A Veces se me hacía muy tarde dando vueltas por el metro. Además, a mí me gustaban en general las chicas pijitas, así que había ciertas paradas que no frecuentaba mucho.

pijitas ¿cómo? – pregunté

– como tú Ruth. Quiero decir que me gustaban como tú.

– ah, vale, pues estoy apañada. Uso mucho el metro.

-Pienso en que tú podrías haber sido una de ellas y me pongo malo de tristeza.

– Bueno, ¿te parece si continuamos con el ejercicio de la semana pasada? – pregunté

– Sí. Me levanto y me pongo en la puerta de la biblioteca ¿no?

– Sí, y recuerda que cuando yo empiece el relato de la persecución, tienes que correr. Es decir, te empiezo a leer lo que me has escrito de una chica que ves en el metro sentada, que te gusta mucho su cara, que se parece a la presentadora de la tele que te gusta tanto, y, en ese momento en el que ella se baja del vagón, tú, en lugar de ir detrás de ella, sales corriendo hacia la salida de la estación. ¿Empezamos?

-Sí, creo que estoy preparado. Empezamos Ruth.

Los nombres de los internos y de las víctimas han sido modificados, así como las fechas y los lugares.

Abrir chat
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?